PASOS PARA UNA MEJOR ELECCIÓN DE PAREJA

Desde nuestra experiencia de varios años en terapia de pareja, te recomendamos algunos aspectos interesantes y útiles al momento de elegir una pareja.

CONOCETE LO MEJOR QUE PUEDAS. De lo contrario, no podrás diferenciar entre el tipo de pareja que quieres y el tipo de pareja que necesitas, repitiendo patrones aprendidos, incluso de tus padres o varias generaciones familiares atrás.

Una persona en un taller de elección de pareja descubrió que siempre elegía personas  que estaban en desgracia: alcoholicos, personas que no sabían expresar sus sentimientos, personas heridas y lastimadas que eran violentas, para poder "rescatarlas", pero que al final ella era quien terminaba quejandose de que la lastimaban, no le expresaban sus emociones o la utilizaban, y entonces más se aferraba a ellas, porque no podía aceptar que su amor no funcionara para hacerlas cambiar y porque ella se proyectaba en sus parejas, era ella quien quería rescatarse a través de sus parejas, pues era ella quien se sentía lastimada y quería que le dieran amor y para obtenerlo, lo daba ella primero. 

APRENDE A LIDIAR CON TUS PROPIAS EMOCIONES. Si no te conoces y no sabes lo que sientes, no sabrás qué hacer con tus emociones, por lo tanto, menos podrás lidiar con las emociones de tu futura pareja, lo que la hará sentir sola en la relación y molesta contigo porque evitas lo que ella siente o no la entiendes. 

NO ELIGAS DESDE EMOCIONES FUERTES. Durante el enamoramiento, nuestro cerebro se encuentra alterado quimicamente y su capacidad para tomar decisiones se encuentra disminuida, por lo que los defectos de la pareja suelen ser minimizados y poco tomados en cuenta. Pero también desde el enojo, despecho o tristeza, nuestro cerebro, genera sustancias que alteran nuestra percepción y capacidad de juicio, por lo que podemos involucrarnos con personas indeseables, o inadecuadas, sin que esto nos importe hasta que pasa la borrachera emocional. 

NO ELIJAS SOLO UNA PAREJA. Elije también una relación, es decir, no solo tengas claro qué tipo de persona esperas, sino también qué tipo de relación quieres construir con esa persona, es decir, tener claro si quieres una relación donde se privilegíen cierto tipo de valores, actividades o experiencias como por ejemplo la Lealtad y/o viajar por el mundo y tenero o no hij@s.

Esto significa tener claro también qué tipo de cosas quisieras que sucedan o no con tu pareja, para que vean si comparten una misma visión sobre lo que quieren de una relación, de lo contrario, la relación se irá desgastando más fácil con el tiempo.

ELEGIR SIGNIFICA COMPROMETERTE CON TU DECISIÓN. Recordemos que en artículos anteriores se mencionaba la influencia de la edad y el género para elegir pareja, así que si tienes más de 30 años, podrás darte cuenta más fácilmente que el generar emociones hacia otra persona e invertirle tiempo a una relación conlleva más costos y responsabilidad, pues ya no tienes tanta belleza, juventud, tiempo y salud como para andarla desperdiciando con cualquier persona, así que tomate el tiempo de pensar bien con quien vas a compartir tu valioso tiempo y recursos que NO son renovables. 

ELEGIR SIGNIFICA RIESGO Y MISTERIO. Ya decíamos anteriormente que la pareja va cambiando al igual que nosotr@s. Neurobiológicamente hablando, cuando más jovenes somos, las redes neuronales son más flexibles, por lo que estamos más abiert@s al cambio y a adaptarnos a las condiciones que se nos presentan, con el tiempo, vamos perdiendo esta flexibilidad y nuestras neuronas se van volviendo más rígidas, por lo que queremos que las cosas, la vida y la pareja, se adapten a nosotr@s.

Sin embargo, la educación emocional, la intención de estar abiert@s al cambio, la meditación, la terapia de pareja, etc. son algunos recursos que nos permiten adaptarnos a los cambios que va teniendo la relación y no querer adaptar la relación a nuestro modo de ver las cosas y a nuestros caprichos.

NO EXISTE LA ELECCIÓN PERFECTA. En la actualidad, la disposición de compañer@s es la mayor de la Historia de la Humanidad. Somos más de 7 mil millones de personas en el planeta y contando, por lo que esta gran ventaja se puede volver una gran desventaja si no se sabe elegir. 

Hay un fenómeno llamado paradoja de la elección que dice que ante la paralisis que provoca tener varias opciones para elegir, lo mejor que podemos hacer es aprender a estar más cómodos con el concepto de suficientemente bueno, en lugar de aferranos al concepto de la decisión perfecta, ya que explorar todas las opciones posibles, es humanamente imposible, toma mucho tiempo y genera fatiga de la decisión, ansiedad y frustración, lo que nos lleva a tomar peores decisiones, que si nos guiamos por la opción que nos hace sentir más motivados o la que tiene las características  mínimas que esperamos, sin desear maximizar estas características a un nivel de perfección.

 

 

Top