V. AUTOESTIMA Y ELECCIÓN DE PAREJA

Poner como apóstrofo, la frase que publiqué en FB.

 

La naturaleza palpitante de nuestra época nos reclama una personalidad fuerte, es decir, tener lo más claro posible quiénes somos, a qué nos enfrentamos y lo que valemos. Esto nos permitirá crear cierta estabilidad en nuestra vida y en nuestro entorno inmediato, algo que no podemos encontrar en el mundo, pues hay realidades que no podemos evitar.

 

Somos libres de intentar comprender nuestra autoestima o de desconocerla, pero el efecto y la importancia que tiene la autoestima en nuestra vida diaria se hace presente, nos guste o no, pues nos estamos auto-evaluando constantemente cuando nos vemos al espejo, cuando nos vestimos, cuando nos acercamos a alguien, etc. y no podemos permanecer indiferentes al respecto, todo el tiempo.

 

Formas sutiles en que podemos percibir que nuestra autoestima está debilitada, golpeada o poco desarrollada son las siguientes:

a). Sensación de vacío o de que NADA es suficiente,

b). Vergüenza de nosotr@s o de lo que hacemos de manera habitual o cotidiana,

c). Culpa cuando nos estamos sintiendo bien,

d). No nos aceptamos, ni sentimos que somos suficientes como personas,

e). Poca o nula confianza para hacer cualquier cosa,

f). Falta de amor y de cariño hacia un@ mism@.

 

Si lo anterior se mantiene por mucho tiempo y no se trabaja, se vuelve: Depresión, Ansiedad, Abuso de sustancias, Co-dependencia a relaciones enfermizas, Control en forma de celos, autoritarismo, etc.

 

Tendemos a sentirnos más cómodos con personas cuyo nivel de autoestima se parece al nuestro. Las personas con autoestima alta tienden a establecer contacto con personas cuyo grado de autoestima es alto. Las personas con autoestima baja, buscan la autoestima baja en las demás personas. Las relaciones más desastrosas se dan entre aquellas personas que tienen un bajo concepto de sí mismas (Branden, 2005).

 

No hay obstáculo mayor en una relación romántica que el miedo a no sentirse merecedor/a de amor, lo cual da pie a que genere profecías que se cumplen por sí mismas: “me va a engañar con la primera que se encuentre”, “me va a dejar por alguien con más dinero que yo”, etc. Pero si me considero a mi mism@ suficiente y dign@ de ser querid@, la relación amorosa se vuelve algo más natural y fluido, pues tengo algo valioso para compartir y no me encuentro atrapad@ en sentimientos de carencia e inseguridad.

 

La autoestima es una experiencia global que me hace sentir capaz de enfrentar los desafíos básicos de la vida: Relacionarme con las otras personas, lograr metas realistas, vivir la vida que yo quiero, crear relaciones íntimas y maduras, etc. pero también es creerme una persona digna de amor y respeto que puede expresar sus emociones, necesidades y carencias (Ibíd.).

 

"si tienes baja autoestima, aceptarás a cualquiera como tu pareja e incluso puedes llegar a sentirte afortunada o afortunado de que alguien se fije en ti. En cambio, con autoestima alta, sabes tu valor y lo que mereces, también reconoces lo que no quieres, por tanto, creas filtros para encontrar a tu pareja adecuada."

 

Aún más triste es cuando alguien te ama y te acepta más que tu mism@ y alejas a esa persona porque crees que no eres dign@ de amor, pero lo peor de todo es que te sorprendas que alejaste a tu pareja y no sepas responder ¿por qué mi pareja se fue?

 

La autoestima viene de conocernos; no se puede amar lo que no se conoce, entonces si no nos conocemos lo suficiente, no podremos amarnos lo suficiente, como para esperar que alguien que nos conoce menos, nos ame más de lo nos amamos a nosotr@s mism@s; eso es un error: querer que alguien te ame cuando tu no te amas... es ilógico, no?

 

¿Y cómo consigo una autoestima?... Controlando tu mente (a través de las técnicas que ofrece la meditación) enseñándole que esos pensamientos conscientes e inconscientes de odio hacia ti mism@, no son útiles, ni vale la pena estarse entreteniendo con ellos.

 

Ya que lograste domar lo más posible esas voces de auto-crítica y auto-desprecio, es momento de implementar un diálogo interno orientado a la confianza y a la compasión, de manera tal que aprendas a creer en esas palabras que te dices a favor de tí en un sentido constructivo, como "yo puedo"... "yo merezco una pareja que no me critique" , "no necesito una pareja para sentirme complet@", etc.

 

Si lograste realizar esto. Felicidades¡ Ahora sí podrás tener la mejor relación de pareja de toda tu vida, aunque no la necesites, porque curiosamente, ya tienes una buena relación contigo mism@ y ya no vivirás con el miedo y las dudas de: ¿y si nadie me ama? ¿y si me quedo sol@? ¿y si me engaña? ¿y si se va con el otro?... porque sabes que tu vida no depende absolutamente de una sola relación.

 

Hoy en día las relaciones de pareja necesitan no solo un mayor nivel de preparación y mejores ingresos económicos, sino también un nivel mayor de independencia, seguridad, confianza, y la capacidad de tener iniciativa; en una palabra, autoestima (Branden, 2005).

 

 

 

Top