I. ELECCIÓN DE PAREJA: ¿A MEJOR ELECCIÓN, MEJOR RELACIÓN?

"Para ser recibidos al 100,

debemos abrirnos al 100"

O. Rosas, constelador familiar.

La vida en pareja es una experiencia vital trascendente que conlleva muchas cosas, entre ellas, modificar proyectos personales y generar ilusiones. Una relación de pareja conlleva un gran impacto en la vida y la individualidad de cualquiera, pues a su vez, es un medio para vivir otras experiencias importantes, como por ejemplo, viajar, dejar de vivir con la familia de origen, tener descendencia, contraer nupcias, etc.

 

En pocas palabras, tener una pareja es un cambio global en nuestras vidas, para bien y para mal. Por ello, en terapia de pareja, hemos generado esta serie de artículos que nos ayuden a reflexionar sobre este tema tan poco considerado al momento de formar una relación y ver si el uso de la ciencia y la investigación, pueden hacer la diferencia entre una elección de pareja con la que nos sintamos más cómod@s y comprometid@s o no.

Pocas personas se dan el tiempo y la oportunidad de elegir una pareja con la que puedan funcionar lo suficientemente bien y sentirse agusto; la mayoría de las parejas se conforman por proximidad-cercanía, soledad, presión (del/a pretendiente o social-familiar) o desde la idealización o baja autoestima, por eso cada vez hay más separaciones, infidelidades, divorcios y menos relaciones alegres y con la conciencia tranquila.

Hagamos una comparación para entender mejor todo esto. Una pareja, en sentido estricto, aunque suene raro para algunas personas, es una sociedad, una empresa o un proyecto, donde por lo general, 2 personas se unen para obtener una serie de cosas: compañia-comprensión, satisfacción sexual, apoyo mutuo-incondicional, intimidad, una familia, etc. etc.

 

Para que esto suceda, la pareja, como cualquier sociedad, empresa o proyecto, debe tener fines y objetivos muy claros, así como metodologías y estrategias para lograrlos.

 

Por eso, para hacer una mejor elección de pareja, es necesario que nos respondamos con honestidad y seriedad, las siguientes preguntas, antes de acercarnos a alguien.

 

PREGUNTAS RESPUESTAS
¿Por qué y para qué quiero una pareja en este momento?                                                                                                                                                                                                                

¿Estoy list@ para tener una relación de pareja en este momento de mi vida?

 

¿Tengo lo necesario para mantener una relación de pareja estable?

 

¿Desde dónde estaría elegiendo una pareja? (presión, soledad, ansiedad, oportunidad, tranquilidad, madurez...)

 

 

Estas preguntas llegan a ser difíciles de responder en muchos casos, porque normalmente existe un juicio tanto interno, como externo, en el que sentimos debe haber razones correctas o moralmente aceptables, como:

“Porque es el amor de mi vida”, “para formar una familia”, “porque ya estoy list@”, etc., cuando muchas veces es:

“Porque ya me quiero salir de mi casa”, “porque se me va a pasar el ´tren´”, “porque quiero vivir mi cuento de hadas”, etc. etc.

Si fueramos más honest@s en nuestr@s respuestas hacia nosotr@s mism@s y hacia l@s demás, otra sería la historia.

SI NO TENEMOS CLARO Y RECONOCEMOS O ACEPTAMOS LO QUE QUEREMOS, elegiremos personas que no queremos plenamente, o que no debemos (casadas, con trastornos mentales, mentirosas, etc), y poco a poco nos iremos sintiendo insatisfech@s, y que no estamos en el lugar correcto o que no estamos amando o siendo amad@s lo suficiente. Muchas veces, por no creerte capaz de estar con la persona que realmente esperabas para ti.

En el siguiente artículo artículo de terapia de pareja, hablaremos sobre cómo ha ido cambiando la forma en que elegimos pareja desde la antiguedad hasta la actualidad. No se lo pierdan.

Top